¿Por qué queremos tanto a Astor?

¿Por qué queremos tanto a Astor?

Aquí Astor y su quinteto interpretan la que, para muchos piazzollanos, es tal vez su más grande composición: Tristezas de un doble A, en homenaje al instrumento que él tocaba, a toda la tradición de grandes bandoneonistas que lo precedieron y al creador de los mejores bandoneones que todos los grandes intérpretes han tocado y siguen tocando: los doble A. AA: de ‘Alfred Arnold’. La grabación se realizó durante un concierto realizado en 1984 en Mar del Plata, la ciudad natal de Piazzolla. Quien se atreva al viaje, que se siente cómodamente, sin prisas, con el corazón abierto y el cinturón de seguridad bien abrochado.

Ver también también la versión de Tristezas de un doble A, que ofreció en su concierto en el Festival de Jazz de Montreal en 1984 y su gran clásico Adiós nonino, en Radio Televisión de Caracas.

Volver a Dino Saluzzi

Comments are closed.